jueves, 8 de mayo de 2008

y a galopar unos versos


No pierdo nunca pisada en la más remota pampa
y jamás le arrugo al anca por más bravo que sea el viento.
En el crujir de los tientos la olvidada melodía
en el reír de la luna nunca una copa vacía.
Aquí le traigo mi copla y perdone mi ignorancia
no soy gaucho de estancia ni chajá de un solo grito
la huella que voy dejando y buscar cielos me tientan
y aunque mi historia no es lenta soy silbo largo y finito.
El cimarrón me consuela los oscuros sentimientos
y la leche de la chancha ya hace rato no amamanto,
ande se arma un fueguito se me enrrieda la guitarra
y si me gritan el ipa falta envido yo le canto.