miércoles, 9 de abril de 2008

enamoradizo


Creyó que el whisky ayudaría a olvidar al amor de su vida,
así fue que una noche se dispuso a borrar de su cabeza a Eugenia,
también se acordó de olvidar a Deborah,
Belén, Mónica, Mariana, Josefina, Estela, Cecilia
y hasta alguna maestra de la primaria.
Pobre Hernán, lo único que se olvidó fue esa noche en un bar en no se dónde.

2 comentarios:

Juju dijo...

Me gusta bastante el estilo de tus personajes, la ironía de las vinyetas y las texturas ópticas que usas. Te felicito y te voy a visitar con frecuencia! (bueno, a tu blog)

juju

bett/ dijo...

Paio tu estilo es impresionante y todo el clima q respiran preciosooooo