martes, 1 de abril de 2008

decime


Es la cuarta o quinta vez que cenan juntos,
suelen quedarse largos ratos en silencio pero eso no molesta a ninguno de los dos.
Lo peor que puede pasar es que a Isabel se le canse la vista,
porque para Arturo esos ojos dicen mucho.

3 comentarios:

Anónimo dijo...

Buenísimo. Colirio y algo más.

a,

sugor dijo...

Bien!!!me siguen gustando muuuuucho tus trabajos

Anónimo dijo...

Me encantó la ilustración. No entiendo por qué tuvo solo dos comentarios. Me parece genial. Saludos!