viernes, 29 de agosto de 2008

dame bolilla


Cuffaro tuvo 4 posibilidades de que sea suya
y cuando creyó tenerla entre sus manos apareció otro
que se la terminó llevando.
Le salió una mala jugada y ni siquiera se animó a culpar al destino.
Esa línea se fue con otro, a la maldita línea se la llevó otro,
y para sacar el bingo Cuffaro ya estaba desmotivado.

1 comentario:

Juju dijo...

Pobreee!jeje, bueno, seguro que se repondrá