lunes, 18 de agosto de 2008

2 de azúcar


Si de repente distingo
desde atrás de un viejo bar
el olor del caminar
de esos besos que eran míos
no los distraeré
aunque ganas no me falten,
un nudo en la introducción
y un final sin desenlace.
No son vagos los recuerdos
mas no quiero confundirlos,
las sorpresas del azar
la razón de mi delirio.
No le pido tiempo al tiempo
ni razón al corazón,
acorde de mi silbido,
fuente de inspiración.
Yo pediré otro café
me perderé en tu caminar
aquél cuento que encontramos
no dejemos de inventar.

1 comentario:

dipacho dijo...

Muy bueno todo.